La Gran Promesa Cumplida

Posted on 26 Sep 2017, Pastor: Christian J. Rodriguez C.

 

Descargar Audio

 

Un pastor chino refiere que una mujer china, cristiana, era miembro de la iglesia que él pastoreaba. Esa señora no tenía hijos, y oró fervorosamente a Dios pidiéndole un niño.

Dios contestó esas oraciones, y le concedió el hijo que había pedido. Entonces fue al templo, y delante de la iglesia que estaba allí reunida dio gracias a Dios por esa dádiva, y como testimonio de gratitud entregó una ofrenda que equivalía a cinco dólares.

Unos meses después la madre regresó y llevó al niño para consagrarlo a Dios delante de la congregación, y por este acto que ella consideró como un privilegio, y como testimonio de su gratitud a Dios entregó una ofrenda equivalente a diez dólares, cantidad que significaba un verdadero sacrificio para ella.

Dos años después ese niño enfermó y murió. ¿Qué hizo la madre? Se presentó ante la iglesia y dio una ofrenda equivalente a veinte dólares para mostrar su gratitud a Dios por haber tenido ese niño, porque él pertenecía a Dios, porque ya estaba en los cielos con el Salvador y porque algún día ella volvería a ver a su hijito.