Descargar Audio

 

Para muchos vivir su cristianismo se compara a una carrera donde solo los que se esfuerzan por alcanzar cierto nivel de moralidad o de conocimiento, parecen estar más cerca de Dios.

Su vida espiritual se asemeja a un esclavo que trata de subir una montaña con una carga pesada sobre sus hombros, tratando de cumplir duras exigencias espirituales.

Estos religiosos al compararse con otros, se sienten más aventajados que aquellos que no son de su categoría, y pueden sentirse ofendidos cuando algunos descalificados que no “merecen” ser recompensados, reciben gratuitamente lo que a ellos les costó, lagrimas, sudor y sangre.

El teólogo escocés William Barclay dijo: «A veces, un hombre puede sentirse ofendido por Jesús, porque Jesús corta su idea de lo que debería ser la religión »

El texto que estudiaremos, ofenderá a algunos y consolará a otros. Jesucristo es juez de los aventajados y reposo de los descalificados